Fundamentación para los verdugos. El propósito de este escrito

Fundamentación

 

Este trabajo creativo está estrechamente
relacionado con el curso de Español A: Lengua y Literatura NS. Se establece una
conexión con la parte 3: Literatura: textos y contextos. Teniendo en cuenta la
naturaleza de esta tarea, se plasmó el hecho latente que un texto literario
puede interpretarse de formas variadas entre lectores. Esto encierra aspectos
relevantes de la parte 3 del curso.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

 

La obra escogida para esta tarea es “La Metamorfosis”
de Franz Kafka. Esta fue escrita en 1912 en la República Checa durante la
Primera Guerra Mundial. Simultáneamente, se escribió bajo el techo de su padre,
con el cual no tenía una relación
llevadera, lo que influye y centra el contexto de la obra y su historia. El
tipo de texto a trabajar será un monólogo en el cual el Sr. Samsa exteriorizará
sentimientos de arrepentimiento por las actitudes hacia su familia, en especial
a su hijo Gregorio. A través de este texto se podrá comprender el impacto de
“La Metamorfosis” sobre al menos uno de sus lectores, tomando en cuenta sus
elementos formales y contexto histórico.

 

Los receptores de este trabajo son todas las
personas que alguna vez se han sentido oprimidas, despreciadas o subestimadas
por su verdugo de vida: no todo es lo que parece, los sentimientos pueden no
ser evidentes… Y también para los verdugos. El propósito de este escrito es
llevar a la luz una fracción de todos esos sentimientos apologéticos que puede
sentir una persona arrepentida de sus acciones, para dar lugar a la reflexión e
introspección del lector. Por último, se ubica en los contextos del suicidio,
el arrepentimiento y la liberación del ser.

Número
de palabras: 271

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me encuentro varado ante un árbol, ante una
rama, ante una soga. Estoy frente a una naturaleza que no significa ya nada
para mí. Ante este bosque, durante este atardecer eterno, quiero desfogar mis
nostalgias antes de terminarlas de la misma forma en que he estado viviendo
desde que eso sucedió; desde que te perdí. Antes de terminar mis nostalgias, y
mi vida, de la única forma en que puede ser posible para alguien como yo:
absurda y grotescamente.

 

¿Qué otra elección me dejó mi hijo?; ¿Acaso me
dejaste otra elección, Gregorio? Fruto de mi carne y sangre, por favor
perdóname, sinceramente. Si me escuchas, donde quiera que esté tu alma. Por
favor, perdona a este viejo patético, a este viejo quien busca refugio y perdón
de personas que ya no se lo pueden dar. Tal como una prostituta que busca
piedad ante una turba de personas apedreándola.

 

A través de los océanos y lagunas mentales de
las que me he apropiado durante todo este tiempo, tu última vida sigue viento
en popa. De nuestra última vida, como familia y extraños, me acuerdo bien. Fue
hace un poco más de un año, te levantaste transformado en un monstro. No fue
excusa para mis acciones ni actitudes tan llenas de cobardía. Pero Gregorio,
parecías… un insecto
indiscutiblemente. Me aterroricé de que serías tan inútil como yo. Me
aterroricé de la posibilidad de que te convirtieras en mí: el único monstro
verdadero. Era más conveniente en aquel entonces pensar en cómo era tu
responsabilidad pagar mis deudas. Pensar en que nadie en la familia había
trabajado ni sufrido más que yo me daba un errado sentido de superioridad sobre
ti, sobre tu hermana y sobre mi esposa. Como ya no podías pagar más deudas, y
como seguía siendo superior a ti, decidí herirte irreparablemente.

 

Admito mis errores. No soy perfecto, nunca lo
fui. A veces quiero que alguien me de alguna solución a mis problemas, me
frustro y enfurezco. ¿Qué problemas? ¡Yo soy el único problema, siempre lo fui!

 

Me doy cuenta un poco muy tarde  de aquello. Yo solo seguí sus pasos, como
quien se para sobre huellas ajenas en la arena, los pasos con los que mi esposa
trazó el negocio familiar. Yo lo destrocé y me apropié de sus desfiguradas
huellas. ¡Yo quebré el negocio! Solo yo me endeudé y fui tan incompetente como
para no hacer nada al respecto. Mi pobre hija, tan pura como para juzgarme, y
tu madre, tan enferma como para reprochármelo, vieron en ti, Gregorio, una ruta
de salvación. Me avergüenza aceptar que en mi ceguera vi solamente un método de
escape, un chivo expiatorio digno de mi indiferencia y caprichos.

 

Especialmente como tu padre, ¿alguna vez te
hice feliz? Por favor, no me respondas. Creo que como miembro de mi propia
familia nunca encajé. Mi bella esposa e hija, y tú, mi primogénito… eran tan
radiantes. Por mi culpa y gracias a mi todos están reunidos ahora mismo.
Confieso que ya no me quedan más lágrimas desde aquel accidente hace poco menos
de un año… tu mamá y hermana me dejaron solo en este mundo. Estábamos felices,
pensando en nuestro futuro y el de nuestra hija solamente, soñando con
superarte para siempre. ¿Cómo podría un padre superar a su hijo? Esta soledad
es la que merezco por robar tu alegría. Yo sé lo que piensas: Mi padre, pobre,
pobre y absurdo viejo… Aunque sé que mis palabras son inútiles. ¡Al menos
tenme pena, hijo! Solo quiero sentir que soy perdonado.

 

A pesar de ser un hombre, un patriarca, ¿Por
qué no pude ser yo el de las soluciones cuando mi familia las necesitó? A mi
hija, tan bella silueta al tocar violín, la detesté por ayudarte.

 

Ella solo pensaba en ti, ¿sabes? Aunque es muy
tarde me gustaría poder vela una última vez más, decirle que estaba equivocado
sobre ti, sobre ella. Hija, si me escuchas… entiende que tu padre es solamente
un patético humano. Por favor disculpa mis faltas de consideración, mi
estupidez. Sobre todo, perdón por no haberte dejado tocar libremente tu hermoso
y preciad violín. Si tuviera dos vidas, volvería a hacer todo, pero de una
manera distinta. Te amaría mucho más, esposa mía. Te demostraría esa pasión que
sentía por ti sin censuras. Te cuidaría en tus dolencias y te apoyaría en
querer ayudar a nuestro Gregorio. Apoyaría a mi hija y esposa en querer
salvarte, hijo. Pero no tengo dos vidas.

 

¡Gregorio, hubiese preferido ser yo el de la
manzana en el costado! ¿No soy yo el de la manzana podrida en el costado? Soy
yo ahora, soy yo arrodillándome ante este árbol. Soy el hombre de la manzana
podrida, pues claramente he sido corroído por ella también. Miro a la muerte
porque tengo la manzana que te mató, Gregorio, dentro de mí. Hijo mío, aun así,
es tan injusto que yo si moriré por mi propia mano. Finalmente estoy tan cerca
de ti, casi puedo tocarte. Moriré, al fin seré libre… ¡Al fin seré libre de
este problema, de mí! ¡Al fin seré
libre de mi pecado contra ti! ¿Eres feliz ahora, Gregorio?, ¿Están felices
ahora, esposa e hija? Quiero pagar por mis pecados. Por favor, alégrense…
estaré con ustedes pronto , espero que me tengan piedad. Por favor, téngame
piedad.

 

Me encuentro varado ante un árbol, ante una
rama, ante una soga flotando sobre mí. Estoy frente a una naturaleza llena de
vacíos que significan ya nada para mí. Ante este bosque, durante este atardecer
eterno, quiero desfogar mis nostalgias antes de terminarlas. Antes de terminar
mi vida. Mientras más cerca estoy de esta soga, más cerca estoy de ustedes…

Por favor, espérenme. 

x

Hi!
I'm Mack!

Would you like to get a custom essay? How about receiving a customized one?

Check it out